BORO Y TEMPROL, Y SU FUNCIÓN EN LAS PLANTAS

Se há hecho mucho énfasis en el hecho que la sana nutrición de las plantas juega uno de los mas importantes papeles hacia impartir cierta tolerancia o resistencia a temperaturas congelantes. En general, el pepel que juegan los nutrientes en la resistencia o tolerancia al congelamiento puede dividirse en dos principales:

Boro es el único elemento no metálico importante en el metabolismo de las plantas; su importancia en la nutrición de los cultivos ha hecho que su investigación y uso haya crecido considerablemente.

Estas investigaciones demuestran, contundentemente, la necesidad de tenerlo presente durante todos los ciclos de las plantas, principal y necesariamente al inicio de su crecimiento.

El Boro y el Zinc son los micronutrientes cuyas deficiencias se observan con mayor frecuencia.  El Boro está involucrado en el crecimiento de tejidos, particularmente de las raíces.  Interviene en la formación de un sinnúmero de ingredientes indispensables para el metabolismo de las plantas, formando ácidos nucleicos, proteínas, amino ácidos, azúcares, almidones.  Regula el metabolismo de auxinas, fenoles y enzimas, entre ellas la encargada de la asimilación del nitrato por las plantas.

Determinante en la formación de flores y semillas, es responsable de la formación adecuada de la estructura y estabilidad de las membranas celulares.  Las plantas durante sus etapas reproductivas pueden crecer relativamente normales con niveles algo limitados de este nutriente, sin embargo, al suplementar Boro a niveles adecuados en esas etapas, se ha comprobado que el rendimiento de las plantas se incrementan notablemente, así como el desempeño posterior de todos sus órganos durante todos sus ciclos hasta cosecha. 

El Boro se moviliza hacia arriba y abajo en las plantas en el agua, y depende del diferencial de su concentración entre las secciones que lo usan; en el caso de la parte superior es causado por la transpiración foliar, hacia los órganos más demandantes  cuando se están formando.  Los órganos que lo necesitan en volúmenes altos durante ese proceso son las  hojas nuevas, las flores para su mejor polinización, las semillas y los frutos; por ello este elemento es absolutamente indispensable durante el inicio del ciclo no solamente en frutales sino en toda planta; con ello logran su mejor formación y desempeño posibles.  En el caso de algunos frutales no existe suficiente superficie foliar para generar esa movilización.  Por ello es indispensable aplicar el Boro en forma inmediatamente asimilable, y al inicio de los ciclos vegetativos.  

Algunas plantas muestran una movilidad restringida del Boro, otras tienen alta movilidad (lo absorben en menos de 15 días), esto dependiendo grandemente de su capacidad de producción de polioles (sorbitol, manitol o dulcitol) durante su fotosíntesis. Los polioles acomplejan o quelatan el Boro en forma muy efectiva, lo cual lo hace altamente absorbente por las células.  Aunque algunas plantas producen polioles al desarrollarse, no los tienen en suficientes cantidades al inicio de sus ciclos para asegurar la presencia de este nutriente indispensable; por ello es sugerible aplicar no solo el Boro asimilable, sino también un complejo que tenga los polioles necesarios.  Su aplicación deberá ser tanto en plantas que produzcan, o no, esos polioles.

Plantas que producen polioles:

MANITOL: cebolla, espárrago, cafeto, zanahoria, hinojo, fresno, col, olivo, fríjol, coliflor, chícharo, rábano, brócoli, granada.

SORBITOL: espino, Níspero o durazno, frutilla (“berry”) navideña, almendra, albaricoque, ciruela, nectarina, cereza, cereza negra, manzana, pera, pera asiática.

Las plantas que no producen polioles: alfalfa, maíz, algodón, lechuga, cacahuate, sorgo, betabel, caña de azúcar, fresa, pistacho, nuez, higo, tabaco, trigo, pepino, cebada, papa, tomate.

TEMPTROL es un fertilizante/anticongelante con polioles, y algunos glicoles que han mostrado su capacidad para disminuir la posibilidad de congelación en las células vegetales -en proporciones adecuadas resultado de años de evaluaciones y modificaciones-.  Contiene además nutrientes específicos (Zinc, Nitrógeno, Cobre) quelatados con azúcares que se movilizan a los tejidos de máxima demanda para acrecentar la resistencia de las plantas ante situaciones extremas como estrés hídrico, altas y bajas temperaturas, que resultan en incrementos notables en polinización, crecimiento y fortaleza de las plantas.  Se recomienda añadir Boro quelatado a las dosis sugeridas por el fabricante (v.g. Solubor a 1.5 kgs./1,000 lts. de agua).

Las aplicaciones de TEMPTROL son recomendables (1.0 % a 2.0 %) desde brotación y/o al inicio de la probabilidad de incidencia de heladas, con reaplicaciones que varían de 8 a 15 días según el estadío de crecimiento de las plantas.